sábado, 16 de julio de 2011

LA PARRILLA




Martha Pinto y Facundo Cabral

Hay una anécdota de Facundo Cabral con la familia de Martha Pinto de  D´Hart, candidata a la Alcaldía de  Bucaramanga. Hace  años, cuando ella era Ministra de Comunicaciones, fue con su esposo César D´Hart, sus hijos y nieta a Costa Rica donde fueron padrinos de  matrimonio. Coincidieron en el Hotel con Facundo Cabral. En los cuatro días que permanecieron allí, Facundo Cabral, que esa semana se presentaba en dicha capital, sintió atracción por Violeta, nieta de Martha Pinto, que en ese entonces tenía 5 años. Y sentía especial atracción porque Violeta se parecía y tenía la misma edad de su hijita que perdió en accidente con su esposa. Así que todas las mañanas la niña buscaba a Facundo y compartían varias horas. El artista dejó impresionada a Violeta por su forma de enseñarle asuntos de la vida. De ahí nació una gran amistad. Años después Facundo se presentó en Bogotá donde lógicamente la niña acudió, pero no la dejaron ingresar porque aun era menor de edad. Entonces la niña le envió un mensaje escrito, con algunos dibujos, y Facundo paró la velada para exigir que al siguiente día le llevaran a Violeta.

En la tarima liberal

Un hecho curioso fue observado por los periodistas la tarde del martes cuando se le entregaba el aval liberal a Lucho Bohórquez, para la Alcaldía de Bucaramanga. En la tarima el Senador Edgar Gómez Román expresaba contrariedad con algunos dirigentes  por la conformación de la lista del liberalismo al Concejo de Bucaramanga. El otro aspecto en esa nutrida reunión liberal, que pese a la intensa lluvia, fue exitosa, es la joven que hacia las veces de presentadora del evento que intentó impedir hasta el máximo el trabajo de periodistas, camarógrafos y fotógrafos, y para rematar  su novatada, invitó a los congresistas  y diputados liberales a “formar en U “para tomar una foto. Un senador la rectificó: “Señorita por favor no debemos hacer la U, sino la L del partido Liberal. También se notó la presencia de Héctor José Quintero, el popular “Vasito de agua”, quien es candidato a la Alcaldía de Girón, pero no por el partido Liberal.

El destino de Serpa

Para nadie es secreto que Horacio Serpa será el próximo director Nacional del Partido Liberal. A Rafael Pardo se le vence su periodo el 31 de Diciembre. Habrá necesidad de convocar al congreso regular del Partido para elegir al nuevo jefe. Aunque Juan Manuel Santos comentó hace unas semanas en EE UU ante un grupo de periodistas que “iba a dejar descansar a Serpa seis meses para incorporarlo en Julio del año entrante a su gobierno en calidad de Ministro”, Serpa Uribe no quiere esa labor porque según él  ya cumplió  el ciclo ejecutivo en ese sentido y porque su deseo es  dignificar la labor política en Colombia. Y además es el que mas ha trabajado por purificar al Partido. Recuerden que en el 2003, Serpa comenzó a modernizar los estatutos que no se tocaron en 140 años. Y fue Serpa quien diseñó la ruta al liberalismo sobre la cual se desliza. Con estas bases, Serpa Uribe será necesariamente el nuevo director del Partido, aunque, desde luego, tiene el ofrecimiento  de ser Presidente Ejecutivo de la Sociedad  económica de amigos del país. Pero la meta que tiene es hacer del Liberal el mejor partido de América Latina, su sueño es la Paz de Colombia y su felicidad hoy es compartir mucho tiempo con sus dos nietos que se encuentran en estos días en Bucaramanga.


Miguelillo a la China

El talentoso periodista y locutor Miguel Alberto Bulla Mora, residente en Bucaramanga, acaba de recibir una oferta que no pudo rechazar. Trabajar en la emisora más importante del Asia, en la ciudad de Pekín. Para allá se va antes de terminar éste año. Miguelillo, como lo conocen sus amigos, maneja bien dos idiomas, es historiador y uno de los santandereanos pioneros del periodismo por Internet, que hace varios meses recibió un premio en los Ángeles, EE.UU. Trabajar en Radio China Internacional, es el sueño de cualquier periodista o locutor en el mundo. Esa estación radial que recibe 600 mil cartas impresas al año, más los millonarios correos en la red, le ofreció a Miguelillo toda la comodidad para que se desplace a ese continente con su familia.
Mientras las grandes emisoras del mundo, BBC de Londres, Radio Ned Erland de Holanda, La Voz de Alemania, etc. están al borde del fracaso económico y el cierre definitivo de sus emisiones en español por el auge del Internet y las nuevas tecnologías, el proceso de expansión mundial de la Radio Internacional de China, la Televisión Central de China y la Agencia de noticias Xinhua, ha recibido del gobierno Chino una sólida inyección presupuestal de diez mil millones de dólares, con la muy seria intención de “conquistar” el mundo informativo a lo largo y ancho del orbe. Es por eso que RCI está contratando a los mejores periodistas del mundo. Para allá se va Miguelillo. Buena suerte.


El drama de Néstor Díaz

Néstor Díaz Saavedra ingresó a la DIAN hace 30 años cuando los nombramientos se hacían por política. Siendo Presidente Belisario Betancourt, Díaz Saavedra comenzó su actividad como funcionario público en el edificio de Impuestos Nacionales, en el segundo Piso, de la calle 36 con catorce de Bucaramanga. Pero se consagró tanto que se olvidó de la política y se concentró en el asunto tributario. Le fue muy bien y comenzó a hacer carrera. Cuando la dirección de la DIAN quedó sin director, el Presidente Uribe ordenó al Ministro de Hacienda que designara en el cargo al mejor funcionario de la entidad. Y de ahí salió el nombramiento de Néstor Díaz Saavedra. Ahora la coyuntura  tiene contra la pared a Néstor de quien sus amigos confían en que salga bien librado.

Chávez, muy grave.


Uno de los periodistas mejor informados de Colombia es el exministro conservador Carlos Holguín Sardi.Tiene  fuentes muy bien dateadas y acertadas. En sus averiguaciones estableció que el Presidente de Venezuela, Hugo Chávez, tiene cáncer de colon y que está grave. Holguín Sardi aprovecha esa información para señalar que Cuba ya no posee la mejor medicina del mundo pues no avanzó en el campo tecnológico. Y para demostrar ese atraso, el exministro da otra primicia: Ninguno de los médicos que atienden a Fidel Castro es cubano



POR: CARLOS HOLGUIN SARDI. EXMINISTRO CONSERVADOR.
Los comunistas creen que por repetir una mentira multitud de veces ella se convierte en verdad. Pero tarde o temprano les sale el tiro por la culata.

Por ejemplo, cuando existía la tristemente recordada Unión Soviética los comunistas del mundo decían toda clase de mentiras sobre la vida en ese infierno. Una de ellas se relacionaba con sus grandes logros económicos. Mentiras sobre mentiras al respecto, al punto que hasta los propios servicios de inteligencia de su rival Estados Unidos se las creyeron. Y qué no decir de una infinidad de académicos e intelectuales en distintos países que las acogieron durante décadas sin ningún beneficio de inventario.

Pues bien, la Unión Soviética se desplomó por varias razones, pero una de las más importantes fue el desastre económico en que se había convertido el país después de décadas de comunismo. Para sorpresa de millones de seguidores en todo el planeta, nada de lo dicho por ese gobierno en relación con la economía tenía asidero en la verdad. Todo era una gran farsa alimentada por mentiras.

Los gobernantes comunistas de Cuba y Venezuela son dignos discípulos de los soviéticos en este tema de las mentiras. Son duchos en evadir la responsabilidad de los malos resultados de sus gobiernos, en cualquier campo que sea, a base de mentiras de todo tipo. Desde las más descaradas hasta las más piadosas.

El problema para ellos es que las mentiras acaban devolviéndoseles. En el caso de la reciente enfermedad de Hugo Chávez, las mentiras han sido el plato del día. La primera de ellas fue la relacionada con la gravedad de su enfermedad. Todos los voceros del gobierno venezolano declararon al unísono que Chávez no sufría de nada grave. Durante casi un mes, a pesar de la creciente evidencia que subrepticiamente se filtraba a los medios de comunicación, estos funcionarios caraduras dijeron que lo que le estaba pasando a su jefe no revestía gravedad alguna.

A esta mentira se añadió la relacionada con la inexplicable ausencia de Chávez de su país, y según la cual ello se debe a que el paciente está aprovechando uno de los mejores sistemas de salud del mundo. Esta gran mentira es ciertamente una ofensa para el sistema de salud de Venezuela que por lo visto no merece la confianza de quien ha regido por 12 años los destinos de ese país.

Pero, además, es una gran mentira que el sistema cubano de salud sea uno de los mejores del mundo. Para empezar, a Fidel y Raúl Castro siempre los tratan médicos no cubanos. Por otro lado, es más que sabido que Cuba se ha quedado completamente rezagada en tecnología de salud, no sólo en conocimientos médicos sino también en equipamiento e insumos utilizados en el ejercicio actual de esta noble profesión. Quien lo niegue es un mentiroso, así de simple. Que miles en América Latina repitan como loros esta gran mentira, sin siquiera haber ido a Cuba a percatarse de la situación, no la convierte en verdad.


El hecho es que Chávez, en este último episodio relacionado con su salud, sólo ha hablado bellezas del sistema de salud cubano y claro está no ha reconocido la verdadera razón de por qué se encuentra allá. Desde allá puede manipular (o al menos eso cree) el contenido de la información sobre su enfermedad. Es decir, desde Cuba puede mentir acerca de la naturaleza y gravedad de su enfermedad. Esa es la única ventaja que le ofrece Cuba.

Es así cómo después de mentir durante casi un mes, salió a declarar que efectivamente el mal que lo aqueja es grave y dio a entender que sería un cáncer con posibilidades de metástasis. Pero hasta ahí fue la información que dio. ¡Cómo le cuesta a este personaje soltar toda la verdad! Lo que dijo, porque ya no se podía tapar el sol con las manos, fue apenas una verdad a medias. A estas alturas, la gente todavía no sabe el origen de su enfermedad y las posibilidades de recuperación. Como no se ha dicho la verdad simple y escueta (y por parte del equipo médico no cubano que lo está tratando), las especulaciones siguen disparadas.

La última de ellas, que parece bien fundamentada, es la del diario El Periódico de Barcelona en la que se anota que Chávez sufre un cáncer de colon que ha perforado la pared intestinal y que le ha provocado una infección en el abdomen. Si esto es así, se trata de una enfermedad grave de reservado pronóstico. Pero aquí no para el cuento. Según este diario, Chávez fue operado primero por un cirujano cubano que lo intervino erróneamente como si se tratara de un absceso pélvico, lo cual agravó su lesión tumoral e impedirá que el paciente pueda recibir quimioterapia si la llegare a necesitar.

Si esta versión se ajusta a la verdad, el supuestamente maravilloso sistema de salud cubano habrá contribuido a complicarle su enfermedad. En realidad, otros en la situación de Chávez hubieran ido a Estados Unidos a tratarse. Ahí es donde existe la garantía de recibir la mejor atención médica del planeta, cuando de asuntos complejos de salud se trata. Pero Chávez fue consecuente con las mentiras que pregona. Lo que al final de cuentas le puede llegar a costar muy caro. 



0 comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejarnos tu comentario, ya sea a través de una cuenta de Facebook, Aol, Hotmail o Yahoo ....si no tienes cuenta en estas redes sociales ni en google, lo puedes hacer de manera anónima........

COMENTARIOS CON GROSERÍAS QUEDARAN AUTOMÁTICAMENTE ELIMINADOS:

El Administrador.